Elvira Rodríguez Herrer: una genovesa cunera y multiuso (2)

Ayuso da la espalda

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un repaso a los actos que asiste y a los que no tiene previsto

Desde hace años venimos advirtiendo que Isabel Díaz Ayuso no está cualificada para ocupar la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Para llegar a esta conclusión hemos revisado a fondo su trayectoria académica, profesional, personal y pública y, mire por donde se mire, ni por formación, ni por experiencia, reúne las condiciones mínimas exigibles para dirigir una administración de la envergadura de la CM.

A estos déficits estructurales que la acompañan allá donde ha ido, se añade un tercer factor que pesa aún más que los anteriores y que la convierten en una presidenta sin autonomía que desde hace más de 15 años ha sido tutelada y guiada por terceros que la manejan desde la sombra a su antojo. 

 
 

Nos estamos refiriendo a su acusado sectarismo que roza la obsesión con todo aquel que discrepa de ella y que le impide reconocer, por ejemplo, que ha obtenido los peores resultados del PP de Madrid en unas elecciones autonómicas o que es incapaz de razonar sobre el Presupuesto de la CM. Más de uno se sorprendería si pudiera ver en directo las dificultades de comprensión que tiene para entender, por ejemplo, los diferentes capítulos que conforman un Presupuesto.

Son estas razones las que nos han llevado a reforzar nuestra preocupación sobre las consecuencias que se pueden derivar de sus decisiones ante una crisis sanitaria, social, económica y política como la que estamos viviendo y que ha provocado el fallecimiento de 12.976 personas, según datos de la propia CM a 27 de abril 2020.

Esta inquietud, desde hace semanas, la hemos compartido con nuestros lectores y en las redes sociales. Desde sus ocurrencias diarias y variopintas, pasando por su deliberado confinamiento, mantenido durante semanas, para no comparecer en la Asamblea de Madrid hasta su política sistemática de confrontación sin matices con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Sus patrocinadores, los conocidos y los encubiertos, son conscientes de las limitaciones estructurales que tiene su patrocinada por lo que han programado una agenda en lo que lo importante no es el fondo sino las formas. La fotografía sustituye al discurso, el postureo al debate, un tweet equivale a un discurso ó una misa con lagrima artificial incluida vale lo mismo que una reunión con los presidentes de las CCAA y el presidente del Gobierno. Y así con todo.

Hooligans a cargo del contribuyente

Revisar su agenda es la mejor fuente para conocer la estrategia de comunicación que dirige desde la sombra más sombría su Jefe de Gabinete, Miguel Ángel Rodríguez Bajón y su equipo. Para los mas despistados recordarles que Díaz Ayuso tiene en nómina tan solo en su gabinete y personal de apoyo un total de 23 personas eventuales que le cuestan al contribuyente 1 millón de euros al año. Encabeza el ranking de los mejor pagados, el propio Rodríguez, (93.855 €). 

A este equipo “A” hay que añadirle otro mucho más numeroso y ruidoso, presente sobre todo en las redes sociales que actúan como los hooligans ingleses que por donde pasan no crece la hierba. Un buen número de ellos también cobran del erario público gracias a que son diputados autonómicos ó Altos Cargos del propio Gobierno de Ayuso. Como ejemplo de fusión entre ambos equipos hay incluso “parejas literarias” que solo se dedican a ensuciar el campo las 24h del día a cambio de recibir entre los dos más de 130 mil € anuales.

Una agenda fotográfica

A todo este dispositivo de agitación y propaganda, organizado desde la Puerta del Sol y desde algunos despachos de comunicación, hay que sumar el apoyo militante de un indeterminado número de editores, periodistas, tertulianos y gurús de pago que se encargan de difundir y magnificar la agenda de Ayuso, aunque para ello tenga que recurrir a la falsedad más falsaria. 

Su exaltación a la inquilina de la CEOE, con residencia en la Puerta del Sol, roza la paranoia informativa. La imagen de Ayuso lloriqueando en una misa en la Catedral de la Almudena, a la misma hora en que debería estar asistiendo a la 7ª Conferencia de Presidentes de CCAA con el Presidente del Gobierno, es el mejor ejemplo de cómo algunos están empeñados en reeditar una nueva Isabel la Católica de andar por casa. En esta misma línea se enmarcan las numerosas fotos y comentarios (selfis incluidos) que desde estos equipos que conforman esta UTE pública-privada hemos ido conociendo desde que se divulgaran las primeras informaciones sobre el coronavirus.

Su agenda es un fiel reflejo de ello. Vaviste y posa donde y como la dicen. Habla lo justo, sujetándose al argumentario que, si es sencillo previamente ha memorizado, o si es muy complicado, acaba finalmente leyendo. En ambos casos, sin el más mínimo atisbo de espontaneidad, sinceridad y credibilidad. Para hacerse una idea bastante exacta de su día a día os sugerimos que os deis una vuelta, los que aun no han sido bloqueados, por su cuenta en Twitter @IdiazAyuso o por la web de la CM que se ha convertido en una plataforma de apoyo sin complejos a la susodicha. 

Lo que no entra en agenda no existe

Y frente a todo este despliegue informativo sobre los lugares a los que sus patrocinadores la envían, nos encontramos con el más absoluto silencio oficial sobre aquellas zonas de riesgo que podrían alterar su cuida imagen. Vamos a ellos.

Residencias de mayores. Para situarnos recordar que la CM tiene competencia plena sobre este tipo de centros en los que han fallecido hasta el momento 5.688 personas. Ayuso no ha tenido un solo minuto de su tiempo para acercarse a cualquiera de las 475 residencias de ancianos de la región y los 235 centros de personas con discapacidad. Ni un minuto, ni en consecuencia una sola foto.

Hospitales públicos. Aparte del milagro que según Ayuso ha supuesto el hospital de campaña instalado en el IFEMA, tampoco ha tenido tiempo ni disposición para visitar ni un solo hospital de la red pública madrileña y en consecuencia saludar y felicitar in situ a sus profesionales. Como ejemplo de su sectarismo se ha limitado a poner en valor a un médico que da la casualidad que el es el Portavoz del PP en la Asamblea de Madrid que simultáneamente ejerce su profesión en un centro público, en otro privado y además tiene tiempo para ejercer la docencia en la University of Texas. Modelo de colaboración público-privado que tanto ensalza en sus intervenciones. 

CONTINUAR...