La derecha no pelea, la derecha factura

Federico Jiménez Losantos, durante la emisión de su programa.

En La Red
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Losantos, hombre sabio, sabe que Vox es el simpático joven rebelde dispuesto a quemarlo todo, incluso los presupuestos de Ayuso, con tal de salir en la foto, pero que el PP es papá llevando dinero a casa 

Nadie insulta en España como insulta Federico. Es de justicia reconocerlo. Qué cadencia, qué entonación, qué cambio de ritmo en el uso del adjetivo, qué derroche de referencia histórica arriba y abajo para acabar llamándote “subnormal” de parte de Blas de Lezo y de la madre que lo parió. La izquierda debería reconocer de una vez por todas que, por facha que sea el hombre, da gusto verle asomar la cabecita por detrás del micrófono haciendo que el café parezca ir más cargado de lo que va. Cuando la izquierda reconozca esto y la derecha haga algún gesto en la misma dirección –no sé, reconocer que Bardem es un actorazo aunque sea más rojo que el gorro de Santa Claus– podremos empezar a hablar de consenso en este país. Mientras tanto, nada.

Sigue la reyerta entre bandas de la derecha político-mediática con Losantos convertido en francotirador principal. Entre insultos al vicepresidente de Castilla y León –muerto al primer disparo, aunque aún no se lo hayan explicado–, amenazas contra Iván Espinosa de los Etcéteras y denuncias contra la secta ultracatólica El Yunque, vinculada a Vox, pasan los días que nos acercan a esas elecciones en las que la apuesta empresarial es el PP. Así que Jiménez Losantos, el hombre que insulta con la misma espectacularidad con la que miente –aún recuerdo el entusiasmo y entrega con los que explicaba cómo Zapatero había pactado con la ETA y los moros el atentado del 11M–, anda estos días asesinando a Vox en directo con un nivel de efectividad que no es arriesgado apostar que será alto. Explicaba bien Losantos, en uno de sus últimos arreones, que fueron él mismo y su cadena quienes promocionaron a aquella orquesta de pueblo llamada Vox hasta hacerla mainstream. No fue él solo, fueron muchos más, pero Losantos es Ana Rosa Quintana sincera y desinhibida. Y tiene una autoridad especial. Porque era el Vox de las décadas en las que Vox no existía. Era él quien señalaba desde hace décadas a la derechita cobarde y también quien sembró entre el votante del PP el argumentario que haría florecer a Vox. Fue él quien comenzó esa guerra cultural consistente en que si tu vecino de izquierdas te daba los buenos días en el ascensor, tú lo que tenías que hacer era responderle que la ETA. Él es una autoridad en ese mundo ultra de whatsapps reenviados con consignas a seguir y es él quien ha decidido asesinar a la representación política de todo eso.

Fue Losantos quien sembró entre el votante del PP el argumentario que haría florecer a Vox

Que no se confunda nadie. El asunto no va de ideologías, ni de las propuestas de Vox sobre el aborto, ni de una evolución personal del talibán de sacristía –así lo llamaba Luis del Olmo– que acaba de descubrir ciertos derechos humanos que Vox podría estar amenazando. No es nada de esto, es más sencillo. Se trata de un asesinato por encargo. Un asesinato que empezó el día que Vox osó tumbarle a Díaz Ayuso los presupuestos de la Comunidad de Madrid, al igual que el anterior gran asesinato sucedió el día en que Pablo Casado tuvo la candidez de señalar los trapicheos del hermanísimo de la presidenta sin tener en cuenta que él no controlaba un presupuesto como el que Ayuso tenía a su disposición desde la Presidencia de Madrid. “Mi empresa”, como llama el honesto Federico al medio en el que trabaja, no acaba en el estudio radiofónico, ni tampoco en la pecera, ni en el hall, sino que se extiende enraizando con la empresa matriz situada en la Puerta del Sol y presidida generosamente por Díaz Ayuso como antes fue presidida generosamente por Esperanza Aguirre. Esta guerra se explica porque, en los últimos veinte años, los contratos del agredido PP de Madrid a los digitales del entorno de Losantos han sido continuos y generosísimos, como contaron en su momento los amigos de El Salto. Se explica porque Losantos, hombre sabio, sabe que Vox es el simpático joven rebelde dispuesto a quemarlo todo, incluso los presupuestos de Ayuso, con tal de salir en la foto, pero que el PP es papá llevando dinero a casa.

En la derecha no hay luchas ideológicas, sino contratos que repartir. Hay chiringuitos políticos y mediáticos que compiten por el pastel. En esas estamos. Si Vox es capaz de hacer de la lucha contra la ley de violencia de género el centro de su razón de ser y luego aceptarla sin más al llegar al Gobierno castellano-leonés, Losantos y el resto de medios beneficiarios son capaces de aupar a la ultraderecha de Vox para luego matarla si la ultraderecha con acceso a adjudicaciones así se lo pide. El mercado es cambiante. No verán ustedes, ni en esta reyerta ni en las sucesivas, desangrarse a la derecha por cuestiones políticas como lo haría una izquierda capaz de provocar crisis de gobierno por la altura óptima del bordillo de las aceras. La próxima vez que saquen palomitas para presenciar una pelea a navaja política en la derecha, recuerden que en la España empresarial y mediática la izquierda es inquilina y la derecha es propietaria.

FUENTES.: CTXT