Y el sueño se hizo realidad... ¡en 9 días!

Deportes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Así es, en unos impensables 9 días hemos conseguido hacer cima en el Pico Lenin 7.134m, pero... ¡volvamos a donde lo dejamos!

El domingo 4 de agosto subimos cargados con todo al Campo 2 (5.300m), la ruta ya nos la sabíamos del día anterior por lo que se nos hizo más sencilla técnicamente, pero muy dura debido al peso y al calor del sitio donde se encuentra el campo 2. Y aquí es donde el Pico Lenin te enseña lo diferente que es: no es una montaña técnicamente difícil, pero es tremendamente exigente físicamente con desniveles brutales y cambios de temperatura extremos.

Lunes 5 de agosto: una vez pasamos la primera noche en campo 2, decidimos subir para seguir ganando algo de aclimatación y ver la ruta al campo 3, llegamos a 5.800m y tras no encontrarnos muy bien bajamos a descansar. Tras pasar una mala tarde los 2, tomamos una primera decisión de bajar a descansar y ya buscaríamos otra ventana de buen tiempo y con esa idea nos fuimos a dormir.

Pero... ¡sorpresa! El martes 6 de agosto nos despertamos muy bien, somos capaces de desayunar algo y no queremos ir hacia abajo, sino hacia arriba para aprovechar esos 2 días de buen tiempo con la promesa que si no nos adaptamos al campo 3 (6.100m) ya si que bajaríamos a descansar como teníamos en nuestro planning inicial. Y así afrontamos las dos rampas brutales que separan ambos campos con el peso de las mochilas llegando en unas 4h.

Si el campo 2 fue desafiante para Juanpa ya que no comió prácticamente nada en 2 días, ese campo 3 fue mi prueba final. Tardé unas 6h en recuperarme físicamente y que mi mente confiara en que estaría bien para salir en unas horas para cima, ¡y así fue!

Son las 02.00am del miércoles 7 de agosto. Nos encontramos en la tienda "desayunando" algo y sorprendentemente fuertes. Por fin, la hora de la verdad había llegado, ese era nuestro momento que tantas veces habíamos imaginado. Un poco tarde, pero a las 3.30, ropa de abrigo, manoplas, crampones, piolet, frontal... ¡Estamos listos! Y tras una venenosa bajada, nos vemos detrás una gran fila de luces dispuestas a alcanzar la cima, o no.

Aquí es donde el Lenin vuelve a jugar sus cartas: a pesar de ser una montaña muy transitada por su etiqueta de "7mil fácil"; su gran dureza física desde el campo base (3.600m) hasta la cima (7.134m) y su clima extremo, hace que tenga unos porcentajes muy bajos de éxito: sólo un 25-30% consigue hacer cumbre.

Fueron 7h de ascensión de una dureza extrema: rampas que nunca se acababan, un fuerte viento que se despertó al amanecer y nos volvió a recordar que el Lenin no nos iba a regalar ningún metro, rodeos impensables por la arista que tantas veces nos había dado los buenos días conduciéndonos a una cima que se va escondiendo cuando más quieres encontrarla por encima ya de los 7mil metros donde realmente experimentas que necesitamos oxígeno para respirar. Todo ello endulzado por la cara sur, con todas las cimas de las montañas del Pamir iluminadas por el amanecer. Y, a las 10.30 de la mañana del 7 de agosto, sin saber cómo, llegamos los primeros y en solitario a la cima del Pico Lenin (7.134m). ¡Ell Spanish Team (así nos hacíamos llamar cuando contactábamos por radio con el comandante del c1) lo ha conseguido!

Fue una sensación de felicidad y de calma brutal, de respirar vida, sabíamos que todo ese esfuerzo de estos días y de todo el año entrenando nos había llevado hasta allí, la cima de nuestro primer 7mil.

Una vez más, la vida nos ha vuelto a enseñar que si haces bien las cosas y tienes calma, los sueños se hacen realidad.

Ese mismo día bajamos del tirón al campo 2 (5.300m), fue una bajada muy dura, con mucho desnivel que nos hizo llegar tocados, pero teníamos un chorizo y un queso español esperándonos en la tienda para darnos la enhorabuena con un sabor que tanto habíamos extrañado, lástima que se esfumara tan rápido.

Hoy jueves 8 de agosto hemos madrugado un poco y hemos bajado ya al campo base (3.600m). Aquí ya estamos a salvo, descansando de unos días non-stop donde hemos llevado nuestro cuerpo al límite.

En estos 9 días que nos han parecido 9 meses, hemos experimentado sensaciones únicas, dormido en lugares y alturas insospechadas y viajado en cuerpo y mente donde un día lo habíamos soñado. También hemos compartido horas infinitas con personas anónimas fantásticas, cada uno con su historia, su razón, sus problemas. Pero allí, poco importaba tu caparazón del primer mundo, tu traje de cada día. Allí todos amábamos a la montaña, ese denominador común que nos hace felices, simplemente por estar junto a ella.

¡Gracias a todos por vuestros ánimos y seguimiento! Es un placer poder compartir estas experiencias con vosotros, ya que para nosotros ya son únicas.

Aquí lo dejamos tras 9 días express en la montaña, ha sido una experiencia única y vital para nosotros que jamás vamos a olvidar.

Quiero acabar con un agradecimiento especial para mi hermana mayor Lara Hernanz. Sin su ayuda y soporte 24h desde España todos estos viajes serían imposibles.

¡Un abrazo muy fuerte y hasta la próxima!

De unos soñadores...

Luis y Juanpa

PICO LENIN 0808

PICO LENIN 0808 0

PICO LENIN 0808 0 4

PICO LENIN 0808 2

PICO LENIN 0808 3 0

PICO LENIN 0808 3