El PSOE de Tres Cantos confirma la incertidumbre del nuevo curso educativo con la diputada regional Marta Bernardo y las AMPA del municipio

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El lunes 6 de septiembre los alumnos tricantinos comenzaron la vuelta a las aulas, comenzando con los más pequeños, hasta los de Secundaria, que se incorporaron el miércoles.

De nuevo, este curso comienza con gran incertidumbre para los centros educativos sobre cómo deben gestionar la pandemia y las actuaciones que deben llevar a cabo. Ante esta falta de información, la portavoz de Educación en la Asamblea de Madrid por el PSOE, Marta Bernardo, acudió al municipio de Tres Cantos, para conocer de primera mano la situación de los centros tricantinos en su reunión con la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Silvia Lucena, y el concejal Jose Arias.

Además, mantuvieron una reunión con representantes de las AMPA de los diversos colegios para recopilar sus propuestas y trasladarlas a la Asamblea, y tratar de darles luz sobre la normativa que ha impuesto la Consejería de la Comunidad de Madrid.

Se plantearon los problemas a los que deben enfrentarse las familias para conciliar en este nuevo curso escolar, por las medidas obligadas por el gobierno de la Comunidad, que son incoherentes, según comenta la portavoz tricantina: “Por un lado, una vez que los centros educativos ya habían organizado todo su curso escolar, la Comunidad decidió imponerles la jornada continuada a los colegios públicos, lo que hace que los niños salgan del colegio mucho antes de lo que solían hacerlo, con la excusa de evitar contagios. Sin embargo, se ha vuelto a las ratios anteriores a la pandemia, lo que hace que en cada aula el número de alumnos sea excesivo”.

Y, como señalaban las fuentes socialistas, la obligación de esta jornada ha sido solo para los colegios públicos y no para los concertados, “lo que revela que el motivo no es sanitario, sino que se trata de un nuevo ataque a la educación pública, que pretende fomentar la escolarización de los menores en los centros que sí permiten la conciliación de los padres con su vida laboral, con horarios más amplios”. 

Sumado a esto, una nueva orden de la Comunidad de Madrid deja abierto el escenario de realizar actividades extraescolares por parte de las AMPA en los centros educativos, lo que ayudaría a extender el horario en que los niños y niñas están en el colegio. “No dejan claro si se puede o no, por lo que ponen a los equipos directivos en una posición complicada, y con ello a las familias”, indica Lucena. Pero, además, asegura que de nuevo se hallan ante una incoherencia de la Consejería: “Se permite que los Ayuntamientos organicen actividades en los colegios una vez terminada la jornada escolar sin tener en cuenta los grupos burbuja, pero dificultan que las AMPA las organicen, aun manteniéndolos, excusándose de nuevo en el riesgo de contagio. Parece ser que su problema estriba en la mano de quién viene la actividad y no en la propia salud”.

Grupo Municipal Socialista